Extensos jardines y terrazas crean espacios idílicos para el ocio al aire libre, fusionando arte y naturaleza.

Llenos de flora mediterránea, presentan esculturas integradas que añaden un toque creativo y contemplativo. Situada en una posición elevada, la finca ofrece vistas panorámicas del campo menorquín y de la costa, permitiendo disfrutar de unas puestas de sol memorables. Senderos serpentean entre los jardines y esculturas, invitando a pasear y explorar la belleza natural y artística de la finca. Cada rincón está diseñado para ofrecer un refugio sereno donde la naturaleza, el arte y la tranquilidad se unen en armonía.

Senderos serpentean entre árboles frutales, conectando diversas áreas de la finca y proporcionando un acceso pintoresco a la playa cercana. Estos caminos invitan a los visitantes a disfrutar de tranquilos paseos, explorar la belleza natural y artística de la finca, y sentir la brisa marina mientras se adentran en el paisaje rústico de Menorca. Cada rincón está diseñado para ofrecer un refugio sereno donde la naturaleza, el arte y la tranquilidad se unen en perfecta armonía.

4 km

Playa Es Canutells

2 km

Camí de Cavalls